Google+ Badge

jueves, 16 de diciembre de 2010

Las frágiles mujeres fuertes de Israel

Sumisión religiosa, malos tratos y desigualdades laborales complican la existencia a la mitad de la población israelí
Su imagen de igualdad se desmorona: no tocan poder, no escalan en la política y son "propiedad" de su marido
Miembros de la asociación Mujeres del Muro lee la Torá junto al Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén.
“Sois benigno, Señor eterno, Dios nuestro, Rey del Mundo, que no me has hecho mujer…”. Cada mañana, numerosos judíos practicantes bendicen a Dios en su rezo del Adom Olam por haberles salvado de la esclavitud, por haber evitado que cayeran en la idolatría y por alejarlos del estigma de ser mujer, esos seres sometidos, cuya única misión sobre la tierra es engendrar nuevos hijos del pueblo elegido. No todos los judíos recitan esa letanía, no todos creen a pies juntillas que ser mujer no es más que una deshonra. No. Pero lo cierto es que en Israel la religión se entremezcla tanto en la vida que acaba por hacerse ley, y todo lo toca, todo lo condiciona. Aunque formalmente aún no se haya declarado un “Estado judío”, Israel lo es en la práctica, y son las mujeres las que más sufren esa realidad en sus derechos, su vida privada y su desarrollo personal. Ese dibujo de la mujer israelí fuerte, firme, emprendedora, capaz de pilotar un caza, se difumina con otras cualidades, menos visibles, pero igualmente reales: las de la mujer denostada, aprisionada por la religión, minimizada por una sociedad masculina.  La mujer que choca contra el techo de cristal, que no toca poder, que no ocupa puestos de relevancia, pero que pelea por ello. Las frágiles mujeres fuertes de Israel.
Gila Adahan, abogada jerosolimitana, asesora a mujeres para lograr el divorcio.
Las mujeres, que son el 51% de la población total del país (esto es, algo más de tres millones y medio de personas), ven especialmente vulnerados sus derechos en el campo de la familia. Arrastran la obligación general de casarse por un rito religioso, ya que el matrimonio civil no se contempla y, además, sólo se puede llevar a cabo con el consentimiento del rabino, pero los problemas aumentan en el caso de que la pareja se quiera romper. Gila Adahan, abogada de Jerusalén especializada en divorcios, explica que las separaciones se rigen por las leyes del Talmud, de los siglos IV y V. “Sólo el hombre puede conceder el divorcio y tiene que entregárselo por escrito personalmente a la mujer”. Esa cláusula da lugar a un fenómeno denominado como “mujeres ancladas” (agunot), que no logran el divorcio si el marido no quiere, si el esposo la abandona sin redactar ese documento obligado o incluso si está físicamente impedido y no puede firmarlo de su puño y letra. La solución, explica la letrada, pasa por una larga espera, ya que la media para lograr el divorcio en Israel es de diez años, según las ONG, y de dos, según el Gobierno. Hay chicas que se buscan una solución intermedia: pagan a sus esposos para que las dejen separarse. “No es extraño que renuncien a la vivienda o a la manutención de los hijos por lograrlo. Llegan a una verdadera desesperación”, añade.
Kaveh Shafran, portavoz de la asociación Rabinos por los Derechos Humanos, explica que desde las sinagogas se intenta ayudar en ocasiones a estas mujeres, convenciendo a los esposos para que den su brazo a torcer. Los amenazan con el “repudio” de la comunidad, con impedirles estudiar la Torá, con rebajarlos en el organigrama de la sinagoga y hasta con denunciarlos a las autoridades penales –en 2007, 80 hombres cumplían prisión tras ser señalados por su rabinos, informa Efe-. A veces, hasta pagan un detective privado para dar con el marido huido. Los rabinos se implican siempre que haya una “causa justificada” para el divorcio, pero ahí está otro de los inconvenientes: la extravagancia de esos criterios. Shafran explica que el Talmud no considera como “causa suficientemente argumentada” la infidelidad, la violencia contra la mujer o la ausencia prolongada del hogar. Por eso si un hombre ataca a puñaladas a su esposa podrá ir a la cárcel, pero si no quiere, no tiene por qué concederle el divorcio. Sí se acepta, por el contrario, como causa justificada que el marido tenga mal aliento o no cumpla con sus obligaciones en la cama. “Un hombre puede repudiar a su mujer si no cocina bien, si encuentra a otra que lo satisfaga más o si no tienen hijos”, abunda el rabino. La soltería “es el mayor mal para la mujer israelí”, dice uno de los rabinos más conservadores del país, Ovadia Yosef, por lo que tampoco es la mejor solución: las solteras están condenadas al ostracismo en su comunidad. Hay que casarse, y pronto (24,5 años las judías, 20,5 las árabes) y tener muchos críos (tres de media). Aquí no queda el consuelo de la España antigua de meterse a cura. Al contrario: la mujer sólo participa en contados actos de las ceremonias litúrgicas y apenas en un puñado de sinagogas más abiertas. Dar un paso adelante es lo que hace la asociación Mujeres del Muro, pero puede acabar en detención, como bien sabe Anat Hoffman, su presidenta, arrestada por llevar los rollos sagrados, por leerlos, por tratar de sentir el judaísmo con la intensidad permitida a los hombres.
El “sectarismo” de estas normas inspiradas en la religión se extiende a los hijos. El diario Jerusalem Post desveló el pasado 17 de noviembre el caso de una mujer, Michal, de 30 años, que ha dado a luz a una hija que el Estado considera “bastarda” (mamzer) pese a tener un padre reconocido. Todo parte de la Ley de Registro Poblacional, de 1965, que incluye la llamada “cláusula del hijo bastardo”, que explicita que un niño nacido 300 días después de que su madre quede viuda o se divorcie no podrá tener un padre reconocido, ante la “imposibilidad” de decir a ciencia cierta quién ha sido el progenitor que lo ha engendrado. Michal se divorció formalmente en septiembre del año pasado y un mes después quedó embarazada de su nueva pareja. La niña nació antes de las 40 semanas habituales de gestación, con 36, y hasta un médico ha afirmado en un informe que debía haber venido al mundo 320 días después del divorcio, pero de nada ha valido. La casilla de “padre” en el registro civil está vacía. Todo procede de la ley judía que impide a la mujer casarse hasta pasados 90 días “de pureza” tras el divorcio o el deceso de su esposo. Un bastardo, además, no puede casarse más que con otro bastardo, explica la abogada Adahan, con lo que los hijos también pagan la norma, y hay mil niños en estas condiciones. “Si el ADN aclara perfectamente quién es el padre, esta norma queda más que desfasada”, insiste.
En 20 años han sido asesinadas 378 mujeres y hoy hay 200.000 mujeres y 600.000 niños víctimas de violencia física o emocional
Sigal Ronen-Katz, asesora legal de la Israel Women´s Network (IWN, una de las principales organizaciones feministas del país), sostiene que la religión marca una sociedad patriarcal que, independientemente de estas exigencias “ridículas y estrafalarias”, acaba por generar maltrato. “Junto con las leyes discriminatorias, es el principal problema de la mujer aquí”. Siempre se ha difundido la idea de la israelí valiente, pionera, combatiente, creadora del Estado, madre pilar de la sociedad, “pero debajo hay presiones psicológica y físicas muy fuertes, especialmente en entornos religiosos”. Según sus datos, el 42% de las mujeres ultraortodoxas reciben golpes de sus maridos, y un 24% sufre violencia sexual. “Una mujer puede llevar un tanque, pero sigue siendo propiedad del marido”, enfatiza. En los últimos 20 años, 378 mujeres han muerto asesinadas por sus parejas. La mitad eran judías y árabes de edad madura que residían en entornos radicalizados. Casi el 36% de ellas eran extranjeras, cuando el colectivo de foráneos no supera un sexto de la población total del país. Este 2010 está siendo el peor año desde 2004, con 18 muertas, el doble que el pasado 2009. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, informó con motivo del Día Mundial contra la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre) que 200.000 israelíes y 600.000 niños son víctimas hoy de violencia física o emocional y, cuando denuncian, llevan de media cinco años de calvario. Lo dijo agachando la cabeza ante las mujeres que le reprochaban su debilidad con el maltratador: hace un año prometió cinco millones de shekel en ayudas e inversión en refugios y aún no ha liberado la partida. “Las mujeres están regresando con sus maridos y agresores porque no tienen fondos para avanzar una vez que salen de los pisos de acogida”, denuncia IWN. Las llamadas a los teléfonos de asesoramiento han crecido entre un 30 y un 50%, según la asociación, en el último año.
Entre las extranjeras sometidas a maltrato se encuentran, sobre todo, las rusas y las etíopes, casualmente, las minorías que más se repiten en el mundo de la prostitución. La División para el Adelanto de la Mujer (DAW) sostiene que unas 3.000 mujeres están sometidas a explotación sexual, pese a que el celo religioso debería ser un freno para la mayoría de los israelíes. No es así. “La prostitución es una forma moderna de esclavitud incluso en este país que nació haciendo iguales a hombres y mujeres y lejos ya de colonialismos y opresiones. En 15 años han sido deportadas 5.000 mujeres”, afirma Ronen-Katz. La ONU calcula que cada traficante gana al año más de 60.000 dólares por chica, cada una de las cuales ha sido comprada por entre 7.000 y 25.000 dólares. Un burdel pequeño, con 10 mujeres, puede generar 250.000 dólares al mes. Un 70% de las jóvenes, además, son drogodependientes.
Ruhama Avaham Balila, diputada del Kadima, en una fotografía cedida por la Knesset.
“Las israelíes se mueven en una realidad masculina bajo la falsa apariencia de ser iguales”, escribía ya en 1978 la feminista Lesley Hazleton. La situación no ha cambiado mucho, como desvela casa año la comisión creada en la Knesset sobre la mujer. Ruhama Avraham Balila, diputada por el Kadima y ex ministra de Turismo, repasa los datos desolada, enrabietada. Es una de las 23 mujeres de una cámara con 120 parlamentarios, que siempre oscila entre un 7 y un 10% de representación femenina,habitualmente de partidos de centro o izquierda. Entre los datos que apunta se encuentra el hecho de que las mujeres tienen mejor formación que los hombres, con 2 puntos más de tituladas en educación formal (22%) que los hombres y 9 puntos más en Secundaria. El 55,9% de los estudiantes de formación superior son mujeres (la séptima mejor cifra del mundo), pero pese a ello, el paro femenino es dos puntos superior al masculino (del 6,1 al 8,3%). “Mire, es desesperante: somos un cuarto del profesorado universitario y la presión familiar y religiosa aleja a las chicas de las carreras técnicas. Al final, somos mayoría en lo de siempre: educación, trabajo social, enfermería, secretariado… ¿Dónde estamos en economía o defensa? En ningún sitio, no se nos promociona, no se nos mira igual que a un hombre”, dice una señora que, lamenta, ha tenido más espacio en la prensa por ser elegida una de las políticas más guapas del mundo que por su trabajo. “Muy triste, en esa lista había tres compañeras más: Orli Levy y Anastassia Michaeli, de Israel Beitenu, y Pnina Rosenblum, del Likud, y le garantizo que nadie había escuchado de ellas antes fuera de mi país… y han hecho muchas cosas”.
Tampoco ha estado bien visto nunca que las mujeres tengan autonomía en su empleo, así que el 91,4% son empleadas por cuenta ajena, frente al 80% de los hombres. No llegan al 4,5% las que tienen cargos ejecutivos en las empresas (siete puntos menos que los hombres) y, en política, apenas pasan de un tercio en ayuntamientos potentes como Tel Aviv. “Sólo ha habido nueve alcaldesas en nuestro país, eso es un dato insostenible”, denuncia Avraham. En la Corte Suprema, en 62 años de Estado, sólo ha habido tres damas. Estos días la pelea en el Parlamento se centra en hacer cumplir la ley de igualdad de salarios, que no es más que papel mojado, con diferencias de hasta el 38% del sueldo, y la apertura a todos los empleos, pues muchos están vetados “por ser perniciosos para la salud de la mujer”, como los que se desarrollan en turno de noche. “No nos dejan ser las judías fuertes del Holocausto, o las que salían en la película Éxodo. Nos han suavizado en el mal sentido. Tenemos pequeñas cosas: un año de baja maternal, una ley contra el acoso sexual muy potente, ayudas de escolarización… Y, sin embargo, ser mujer aquí es muy difícil”.
Fadwa Lemsine, empresaria árabe de Acre, posa en la asociación de mujeres en la que colabora.
A la discriminación general de la mujer israelí se suma, en el caso de las árabes, el hecho de pertenecer a una minoría olvidada. La segunda división de la ciudadanía. Fadwa Lemsine, 36 años, empresaria de Acre, se ve como una víctima triple, “por ser árabe en un Estado judío, por soportar una sociedad patriarcal que raya el machismo y por no poder recibir la cualificación necesaria para escalar en este mundo de economía liberal”. Ella es una excepción, parte de ese escaso 3% de autónomas, sobreviviendo en su tienda de interiorismo y diseño. Según la Oficina Central de Estadística de Israel, sólo el 18,6% de las árabes trabaja, frente al 56% de las judías. Las mujeres árabes limpian Israel, básicamente. O dan clase en colegios de su misma minoría. O cocinan. Eso sí, trabajan por un 47% menos del salario que una israelí; la mitad de ellas se queda con el salario mínimo, nada más. Se casan antes, tienen más hijos, y aunque la palestina sea una de las comunidades más progresistas de Oriente Medio, también acarrean el rigor del Islam. “Yo he estudiado en un centro árabe, no he tenido subvención alguna para poner mi empresa, he recibido presiones municipales para contratar a judíos… Aún así, soy la primera empresaria de mi familia, estoy orgullosa”, defiende. Colabora en una asociación de mujeres y, con conocimiento propio, aporta un dato: una quinta parte de las mujeres de Israel vive en la pobreza, y casi un tercio no come todos los días, para que nada le falte a su familia. “Esa es la tragedia: que no tenemos poder sino pobreza, y ese círculo vicioso no acaba, no nos deja tener influencia, estar donde se manda. Si no estamos, no romperemos esa dinámica”, se lamenta. La creciente radicalización religiosa del país sólo complica las cosas. “Malos tiempos, malo siempre nacer mujer en esta tierra”.

 16.12.2010  Carmen Rengel   (Jerusalén)
16.12.2010 Janina Oyarzun  ( Ashdod)




lunes, 15 de noviembre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

domingo, 13 de junio de 2010

martes, 27 de abril de 2010

ESE MALDITO ISRAEL


Este Maldito Israel
Publicado por Marcos Aguinis
La nación  26 de Abril  2010
La sistemática descalificación del Estado de Israel se ha convertido en una moneda corriente tan grave como la descalificación de los judíos que hizo el Tercer Reich para cometer el Holocausto. Así como algunos fanáticos piden ahora un Medio Oriente Israelrein ('limpio de Israel'), los nazis querían un mundo Judenrein ('limpio de judíos'). La misma mecánica. En ambos casos se procura señalarlos como indeseables, criminales, y hasta como bacterias infecciosas. Dicen que es necesario exterminar ese "cáncer" (Israel, ahora; todos los judíos, antes) como medida de higiene, para que haya paz, para conseguir justicia, para bien de la humanidad. La mayor parte del mundo cree en esas diatribas o duda, o se mantiene indiferente, o es cómplice. Antes de 1939, Hitler promulgó suficiente cantidad de "leyes raciales" que invitaban al más remiso para hacer desaparecer judíos. No hubo una eficaz repulsa a semejante atrocidad. Y la atrocidad pudo llevarse a cabo sin dificultades. Ahora, cualquier ojo informado puede advertir la doble vara con la que se mide a Israel, exagerando siempre sus errores y, al mismo tiempo, dejando al margen sus virtudes. Martilla el concepto de que Israel es culpable, porque bogue o porque no bogue, convertido en victimario despreciable e irredimible, eterno. Por consiguiente, debe ser borrado del mapa, como proclama un jefe de Estado sin que las Naciones Unidas le exijan retractarse siquiera.

Se cumplieron 62 años de la independencia israelí.

Voy a ser políticamente incorrecto -ya me acostumbré al rol- y señalaré los méritos de Israel. Sólo los méritos. Sus defectos ya inundan la prensa y los corrillos.

Es uno de los países más pequeños, con la milésima parte de la población mundial. Fue desértico en la mayor parte de su extensión. No tiene recursos naturales. Está rodeado por un vasto cerco de acoso permanente. Debe mantener activo un ejército popular integrado por sus ciudadanos para defenderse de día y de noche, todos los días y todas las noches. Padece conflictos interiores debidos a su gran pluralidad. No obstante, mantiene la admirable calidad de su sistema democrático y se ha convertido en una potencia científica, cultural y económica. Da envidia. Y, en gran parte, esta envidia genera odio.

Veamos algunos hechos.

Su población alcanza a los siete millones y medio de personas, de las cuales un 20 por ciento son árabes que llegan a intendentes, diputados, académicos y ministros. Un vicecanciller israelí fue árabe musulmán y visitó la Argentina en tal carácter.

Pese a la amenaza de sus vecinos y la tensión generada por los mártires místicos asesinos (acertada definición de Carlos Escudé), la esperanza de vida actual trepa a los 81 años, muy por arriba de la media mundial, que se queda en los 67 años. Supera a Inglaterra, Estados Unidos y Alemania. Más del 60 por ciento de los ciudadanos se sienten satisfechos o muy satisfechos por la calidad de vida, pese a las obvias dificultades que genera la tenaz amenaza de algunos países y organizaciones terroristas.

El desarrollo científico y tecnológico alcanzado coloca a Israel entre los países más progresistas del orbe. No mezquina en invertir en este rubro. Tiene la mayor proporción de ingenieros per cápita del mundo entero. Su creación de patentes es asombrosa. Basta hacer algunas comparaciones: de 1980 a 2000, se registraron 77 patentes egipcias y 171 saudíes en los Estados Unidos, frente a 7652 israelíes. En esa catarata de patentes sobresalen las que mejoran los equipos médicos. Sus hospitales brillan por la excelencia y en ellos son pacientes, médicos y jefes de equipo tanto los judíos como los árabes, sin discriminación alguna.

Israel ha sido reconocido como uno de los ocho únicos países con capacidad de enviar un satélite al espacio. Produce más papers científicos per cápita que cualquier otra nación del globo. Está a la cabeza de las compañías valuadas en el Nasdaq, con la excepción de Estados Unidos; más que toda Europa, India, China y Japón combinados. En proporción con su población, Israel desarrolló el número más grande de compañías de emprendimientos (start-up) tecnológicos del mundo.

Pocos prestan atención al hecho de que es un país más seguro que Suiza, por ejemplo. En sus calles, el promedio de asesinatos anuales es de 1,8 por cada 100.000 personas. En tierras helvéticas, la cifra llega a los 2,3: en Rusia supera los 16, y en Sudáfrica se acerca a los 40. La mayor parte de los heridos y muertos son consecuencia de los ataques con misiles que lanzan las organizaciones terroristas desde los territorios que Israel ha evacuado.

El viceprimer ministro, Dan Medidor, acaba de formular una síntesis. Dijo: "Debemos estar muy satisfechos en este 62º aniversario de la independencia. En el desierto, en una tierra sin recursos naturales, construimos un Estado con gran fortaleza, vitalidad y excepcionales logros en ciencia, cultura, medicina, agricultura, economía y altas tecnologías. Afrontamos amenazas graves en una zona que siempre fue hostil. Nuestro gobierno debe reflexionar con sentido común y actuar. Y no siempre a nivel militar".

El Estado ofrece, por ley, prestaciones de asistencia social, subsidios, servicios médicos, pensiones, educación, infraestructuras y demás beneficios sociales a los 250.000 palestinos que viven en la zona oriental de Jerusalén, los mismos de los que disfrutan los demás ciudadanos árabes del país.

Es la única nación en la historia de la humanidad que logró hacer revivir una lengua que no se hablaba. El hebreo bíblico, la lengua que se utilizó durante los dos primeros Estados judíos que existieron en ese territorio, se ha convertido en un instrumento que permite expresarse a poetas, novelistas, científicos, periodistas y políticos, con una riqueza que conjuga las maravillas del pasado con los desafíos del presente.

Desde su independencia, ha obtenido más premios Nobel per cápita que cualquier otro país del planeta.

Un fenómeno impresionante es la obsesión israelí por forestar su suelo. Desde antes de la independencia, funcionaba un fondo destinado a plantar árboles. Por esa razón, cuando en 1947 las Naciones Unidas propusieron la partición de Palestina -por entonces dominada por los británicos- en un Estado árabe y otro judío, a este último le asignaron casi todas las zonas áridas. Israel planta árboles con una obsesión febril.

Conmueve observar las alfombras verdes que se dilatan en colinas y planicies que habían carcomido la erosión y el abandono. En muchas partes, ahora existen frondosos bosques y hasta ha comenzado a modificarse el clima. Desde hace décadas, es tradición que los homenajes se traduzcan en plantación de árboles, no en monumentos. Allí, para mantener la memoria, por cada muerto se planta un árbol o un bosque.

Israel creó el único sistema colectivista democrático de la historia, por el cual se puede entrar y salir sin restricción alguna. Me refiero al kibutz.

Se fundaron y prosperaron cientos de aldeas conforme a ese tipo de vida. La mayor parte de los padres fundadores del Estado nacieron, vivieron o se formaron en algún kibutz. Casi el 93% de los hogares en Israel utilizan la energía solar para calentar el agua. Es el porcentaje más alto del mundo, y se trabaja con entusiasmo en la creación de otras energías alternativas. La falta absoluta de petróleo y otros recursos naturales exige fortificar la imaginación. Golda Meir solía criticar a Moisés: "Habiendo tanto petróleo en la zona, ¿tuvo que encajarnos en el único rincón donde no existe una gota?".

Desde hace décadas, Israel atrae una enorme cantidad de inversiones extranjeras. Son las más grandes del mundo, si se las mide per cápita: 30 veces más que Europa.

Desde antes de la independencia, puso el acento en la cultura y el conocimiento. En Jerusalén fundó una prestigiosa universidad, con el compromiso personal y apasionado de Albert Einstein. En Rejovot erigió el primer centro de investigaciones científicas de Medio Oriente y en la ciudad de Haifa, el imponente Tecnión. Ahora funcionan seis universidades de reconocidos méritos y se han formado cuatro Silicon Valleys.

Así como hubo ceguera ante el absurdo que publicitaba el nazismo sobre el carácter de "raza inferior" o "raza infecta" que constituían los judíos, hay ceguera respecto de las virtudes impresionantes de Israel. Como referencia final de este artículo, que podría alargarse con más datos, mencionaré los formidables movimientos por la paz que desarrollaron sus habitantes y dirigentes, muy superiores a los que se formaron (¿se formaron?) en todo el resto de Medio Oriente. Quedaría para otra ocasión analizar por qué se quedaron sin fuerzas.

A ese "maldito Israel" pretenden borrar del mapa. Prometen que, sin su existencia, todo funcionaría mejor, así como los nazis prometieron que el mundo funcionaría mejor sin judíos. Es tan evidente el grotesco, que ni cabe perder el tiempo en una refutación.

miércoles, 14 de abril de 2010

miércoles, 10 de marzo de 2010

El terremoto de Chile no pudo con la ...

El terremoto de Chile no pudo con la popularidad de Bachelet

Había planeado que sus últimos días en el poder estuvieran salpicados de actos celebratorios, homenajes, inauguraciones. La naturaleza, sin embargo, le reescribió la agenda oficial a la presidenta de Chile.

El jueves 11, Michelle Bachelet dejará el palacio de La Moneda tras hacer frente a la peor emergencia que enfrentó el país en las últimas décadas, producto del poderoso terremoto y el posterior tsunami que sacudieron el territorio el pasado 27 de febrero.


El cambio de rumbo que dictó la catástrofe llevó la imagen de la mandataria saliente a escenarios en los que probablemente hubiera preferido no aparecer: actualizando cifras de muertos, llorando por televisión, convocando a Chile a hacer su aporte solidario para encarar la gigantesca, y costosísima, tarea de asistir a los damnificados.

Dicen que sólo había dormido dos horas cuando el terremoto se hizo sentir, a las 3.34 am. Llegó enseguida a la Oficina Nacional de Emergencias para informarse de boca de los expertos, presidió el primer comité de emergencia y declaró zona de catástrofe en las regiones de Maule y Bío Bío, donde los temblores dejaron una gran cantidad de víctimas y cuantiosos daños materiales.

Michelle Bachelet, presidenta de Chile

Bachelet dejará la presidencia con históricos índices de aceptación.

Sin embargo, la oleada de críticas a su gestión no tardó en llegar.

A los saqueos e incendios que las fuerzas de seguridad no pudieron controlar se sumó la demorada llegada de ayuda a los damnificados, 72 horas después del sismo.

Más tarde, funcionarios de su gobierno reconocieron que una serie de fallas de comunicación con la Armada había frenado una alerta de tsunami que, emitida a tiempo, hubiera salvado cientos de vidas.

Así llegó Bachelet al traspaso de la banda presidencial: un final imprevisto para una gestión que marca el cierre de 20 años de gobierno de la Concertación de centroizquierda y deja en manos del electo Sebastián Piñera y sus fuerzas conservadoras la tarea de poner en pie al país.


Presidenta popular

"Uno toma decisiones y hace las cosas a su manera. Muchos se preguntaron al comienzo de mi mandato: ¿sabe esta mujer lo que está haciendo? Cuando hay algo nuevo, siempre genera suspicacias. Pero la gente se acostumbró y me creyó porque yo gobierno como soy", dijo la mandataria en un diálogo en exclusiva con BBC Mundo, unos días antes de la catástrofe.

...la gente se acostumbró y me creyó porque yo gobierno como soy

Michelle Bachelet

Bachelet, la primera mujer al frente de este país andino, transitó por La Moneda con un índice de popularidad rampante. Tuvo su punto más bajo en 2007, con 35% de aceptación, pero creció hasta alcanzar el histórico 84% en el último tramo de su mandato.

A la hora de evaluar su legado, la misma mandataria tiene su lista de méritos, compartida por observadores y por gran parte de los chilenos: los avances en políticas de género, la mayor participación ciudadana y la expansión del sistema de protección social, tal como expresó en la entrevista con BBC Mundo.

Eso, hasta la irrupción del terremoto, que ha abierto grietas en la política chilena y no ha dejado margen al actual gobierno para recuperarse antes del traspaso.

"La manera como ha actuado la presidenta marca un quiebre en la percepción ciudadana. No cambia quizás inmediatamente la opinión sobre su persona pero sí puede cambiar la lectura que se hará de su legado: en parte, será juzgada por la manera como enfrentó esta catástrofe", opina la analista Marta Lagos, directora de la consultora MORI.

La "verdad" de los números

Michelle Bachelet, presidenta de Chile

La presidenta cuenta con un 96% de índice de "cariño".

En este sentido, las primeras encuestas de opinión tras el terremoto revelan resultados contradictorios.

Un sondeo realizado por Opina y publicado por el periódico El Mercurio, de tinte conservador, señala que la ciudadanía ha reprobado el desempeño del gobierno de Bachelet ante el sismo: 60,4% dice que la reacción fue "tardía e ineficiente" y casi 72% opina que demoró demasiado en restablecer el orden público ante la ola de saqueos registrados en Concepción y otras ciudades sureñas.

En tanto, la consultora Adimark, que semanalmente publica mediciones de opinión pública, marca una tendencia contraria.

"La presidenta Bachelet sale indemne de la hecatombe. En el estudio anterior, finalizado pocos días antes del terremoto, el resultado fue que un 84% de los chilenos aprobaba entonces la gestión de la presidenta. Pasado el terremoto, la aprobación resultó idéntica: 84%", detalló el informe al que tuvo acceso BBC Mundo.

Lo cierto es que ambas encuestas tienen un problema de fondo que resulta clave para lograr un registro ajustado del clima cívico: realizada una en el Gran Santiago y la otra por vía telefónica, dejarían por fuera a muchos de los más perjudicados y, presuntamente, más críticos. Son los pobladores del sur, y muchos que difícilmente puedan ser contactados por vía telefónica en un país cuya infraestructura ha sido severamente dañada.

Según analistas consultados por BBC Mundo, los muestreos opuestos llevan sin embargo a una misma conclusión: quizás sea demasiado pronto para hacer la "evaluación de daños" sobre la figura presidencial.

Críticas

Una de las principales objeciones, que toca de cerca a la mandataria, fue la manera en que se dispuso el operativo militar ante la ola de violencia ciudadana que siguió a la catástrofe.

Para una coalición que luchó contra la dictadura militar, la idea de tener a los militares en la calle no fue fácil

Sergio Bitar, responsable de Obras Públicas

Recién en la noche del domingo, 36 horas después de los temblores y tras confirmar con la TV el estado de caos, Bachelet puso la firma en el decreto que sacó a unos 14.000 efectivos a las calles para recuperar el control.

En las filas de su propio gabinete, la dilación fue objeto de críticas. "Para una coalición que luchó contra la dictadura militar, la idea de tener a los militares en la calle no fue fácil", reconoció el responsable de Obras Públicas, Sergio Bitar.

"Parte de la decisión de no militarizar de inmediato tuvo que ver con cuidar la imagen y dar una sensación de estar en control, y parte con el trauma del pasado que está asociado a las fuerzas y su actuación en la época de (el régimen de facto de Augusto) Pinochet", opina la consultora Lagos.

Los alcaldes y funcionarios de las comunas culparon al gobierno central por no imponer pronto el "estado de catástrofe" y los atemorizados vecinos en varias localidades de Maule y Bío Bío recibieron con aplausos a los soldados. Tanto, que algunos se atreven a hablar de una nueva relación cívico-militar en Chile.

Capital personal

Michelle Bachelet, presidenta de Chile

Expertos indican que la aceptación de Bachelet se debe a sus cualidades personales.

Un dato de la encuesta de Adimark resulta revelador: tras el terremoto, los índices de "cariño" de los chilenos por su presidenta pasaron de 93% a 96%, el punto más alto de su mandato, mientras que la evaluación de su "capacidad para enfrentar situaciones de crisis" se movió en sentido contrario y bajo tres puntos.

Muchos coinciden en que allí reside la capacidad de resistir a los embates que muestra la popularidad de la mandataria saliente: su aceptación, señalan, no pasa por su capacidad de acción sino por sus cualidades personales.

Ello explicaría también por qué esta popularidad, despojada de contenido político, resultó intransferible de la mandataria hacia quien pretendía ser su sucesor, el candidato concertacionista Eduardo Frei, derrotado en segunda vuelta por el conservador Sebastián Piñera.

En este sentido, Bachelet se lleva la popularidad al hombro. Pero, ¿resistirá su legado?

"Hay un trabajo de cuatro años que se va a transformar en el pilar de nuevos procesos, si es que la derecha quiere continuarlos, y eso es indiscutible. El resto, es cuestión de tiempo", opina Rodrigo Álvarez Valdés, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), ante BBC Mundo.

Cuestión de tiempo. Dirá la historia próxima si el desgaste del aparato político y la catástrofe impensada hicieron mella en la carrera de la presidenta y el rumor, ya sugerido, de intentar una nueva entrada a La Moneda en 2014.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Earthquake in Chile

Earthquake in Chile At 3:34 am local time, today, February 27th, a devastating magnitude 8.8 earthquake struck Chile, one of the strongest earthquakes ever recorded. According to Chilean authorities, over 400 people are now known to have been killed. The earthquake also triggered a Tsunami which is right now propagating across the Pacific Ocean, due to arrive in Hawaii in hours (around 11:00 am local time). The severity of the Tsunami is still not known, but alerts are being issued across the Pacific
.

Facebook

Facebook

Facebook

Facebook

domingo, 28 de febrero de 2010

CHILE; MI AMADO PAIS, MIS AMADOS HERMANOS




CUANDO REGRESE
(Escrito en Ashdod, Israel  para  todas las mujeres de mi País.)

Mañana cuando regrese estarás ahí
Querida madre, más bella y majestuosa que nunca
Disfrutare la neblina del amanecer en el Bio Bio
Y descubriré que ya no duermen en pesadillas reales
A su amparo, tus niños.
Veré la tarde temprana y gris del invierno en Temuco
Reconoceré sus jardines universitarios a mi paso lento
Para luego descansar al cobijo de un sauce lagrimón  pero sabio.
Serenamente dormiré a orillas de tu Playa
Sin temores ni miedos al resguardo de las cuatro esquinas
Rodeada de tus estrellas tutelares, La serena.
Viajare  en una nave astral hasta tu valle Lunar
Paisaje inhóspito y melancólico pero imperturbable en el tiempo
Me bañare al amanecer en tus geiseres de Tatio,
Envidia de países hermanos, fuente de juventud infinita.
Despertare en lo alto de tu cumbre nevada Farellones
Y veré desde la altura en  tus andariveles
A tus ardientes atardeceres bullentes de hermanos
Jugando con tu blancura, babeando de alegría
A corazones llenos
En vuelo fugaz emulando al cóndor bajare
Y visitare a mi Santiago de la nueva Extremadura
Entre follajes sin nombre, caminare por sus avenidas floridas
Oiré a las musas de su música venidas desde las infinitas almas artistas
Ya no habrá nubes grises por sobre mi mirada
No habrá mendigos de esperanzas
No habrá  niños aspirando muerte
Ni autos exhalando cáncer
Sus calles volverán a ti, a tus niños a los volantines en septiembre
A los artistas espontáneos en las esquinas
A una policía amiga, sin armas y con alma
Tomare camino a mi norte chico
Verde, fructífero, minero
Padre de Gabriela, sinfonía de letras en mis recuerdos
Niños danzando en ronda, calzados con sueños
No habrá piececitos descalzos azulados de frio
Me detendré en tu puerto, Coquimbo
Estará rebosante por el gran tesoro que Francis Drake te dejo
Agradecido por tu cobijo en tu bahía
Tus pescadores de ilusiones estarán en alta mar
Tranquilos, seguros de volver
Porque firmaste en papel sellado su destino.
La luna y las estrellas iluminaran la arena y el mar
De tus playas a mi paso nocturno por Tongoy hasta los Vilos
Amaneceré en Reñaca, café cortado despertara a mis ojos
Embelesados de tu belleza marina
Cueca de caracolas cantando en tus ventanas abiertas
Iré a saludar a Pablo en su casa en Isla Negra
Saboreare un caldillo de congrio por su memoria
Visitare a mis cerros amigos, renovados de vivos colores
Con sus venas restauradas, regalo de la Unesco
Y valorado por su gente y  resguardado por sus mujeres,
Correré por una de ellas en silencioso andar
En descenso hasta su corazón, Puerto Principal
Nadare hasta tus islas lejanas y misteriosas
Guardianas de secretos mitológicos
Y descubriré por mis ojos la fidelidad eterna
A sus ancestros Rapa Nui.
Me dejare llevar en liviana ingravidez por tu corriente
De Humboldt para sorber un caliente curanto en tu orilla
Y no veré al nefasto plástico afeando tu dibujado rostro
Puerto Montt.
Y vendrá el Presidente Allende a mi memoria
Podre ver la riqueza de tu mar de kriles
Alimentando los espíritus y  los corazones de mis hermanos
Rodeando a tus incontables islas sin nombre.
Veré de lejos el regalo que le has dado a la humanidad entera
Ejemplo de ecología, Parque Nacional Torres del Paine
Terminare mi ruta soñada en una gran fiesta de frac
Donde unos gigantes marinos, mamíferos majestuosos
Serán mis anfitriones, Antártida
Y me quedare en eterna vigilia, porque me permites habitar otra casa
Sin perder mis derechos de hija mimada
Y cuando regrese, tus brazos me asirán leales y fieles a mi origen
Y a mi historia.

Janina Oyarzun Israel
Hija de Chile

Buscar

Archivo del blog

Divagaciones y Poesia en Destierro

El atardecer tiene fragilidad de espuma entre los dedos

Viene y va el infiel viento, siguiendo la huella de otras primaveras.

¡Como es tu rostro en este crepúsculo dorado?

¿ y tu risa de niña adolescente?

Hace minutos me llamó tu libro desde la mesa, donde todas las noches equilibrio palabras.

Hay palabras y floridos lenguajes entre sus hojas.

Hay lentitud de sueños y pequeñas caravanas de sonrisas, gestos y recuerdos.

Nombres y rostros que con el tiempo perderán persistencia y relieve,

Que dejaran mensaje y poesía como liviana siembra de juventud y belleza.

¿Cómo pondré entre todo ello mi enojosa aspereza?

Donde estará la voz precisa de tu sapiencia y encanto?

¿De donde extraeré el eco necesario para la tarea diaria?

Quisiera detener entre las manos, la arena implacable de las horas y ofrecértela.

¿No sería acaso este mi mejor regalo?

Videos

Loading...