Google+ Badge

domingo, 28 de febrero de 2010

CHILE; MI AMADO PAIS, MIS AMADOS HERMANOS




CUANDO REGRESE
(Escrito en Ashdod, Israel  para  todas las mujeres de mi País.)

Mañana cuando regrese estarás ahí
Querida madre, más bella y majestuosa que nunca
Disfrutare la neblina del amanecer en el Bio Bio
Y descubriré que ya no duermen en pesadillas reales
A su amparo, tus niños.
Veré la tarde temprana y gris del invierno en Temuco
Reconoceré sus jardines universitarios a mi paso lento
Para luego descansar al cobijo de un sauce lagrimón  pero sabio.
Serenamente dormiré a orillas de tu Playa
Sin temores ni miedos al resguardo de las cuatro esquinas
Rodeada de tus estrellas tutelares, La serena.
Viajare  en una nave astral hasta tu valle Lunar
Paisaje inhóspito y melancólico pero imperturbable en el tiempo
Me bañare al amanecer en tus geiseres de Tatio,
Envidia de países hermanos, fuente de juventud infinita.
Despertare en lo alto de tu cumbre nevada Farellones
Y veré desde la altura en  tus andariveles
A tus ardientes atardeceres bullentes de hermanos
Jugando con tu blancura, babeando de alegría
A corazones llenos
En vuelo fugaz emulando al cóndor bajare
Y visitare a mi Santiago de la nueva Extremadura
Entre follajes sin nombre, caminare por sus avenidas floridas
Oiré a las musas de su música venidas desde las infinitas almas artistas
Ya no habrá nubes grises por sobre mi mirada
No habrá mendigos de esperanzas
No habrá  niños aspirando muerte
Ni autos exhalando cáncer
Sus calles volverán a ti, a tus niños a los volantines en septiembre
A los artistas espontáneos en las esquinas
A una policía amiga, sin armas y con alma
Tomare camino a mi norte chico
Verde, fructífero, minero
Padre de Gabriela, sinfonía de letras en mis recuerdos
Niños danzando en ronda, calzados con sueños
No habrá piececitos descalzos azulados de frio
Me detendré en tu puerto, Coquimbo
Estará rebosante por el gran tesoro que Francis Drake te dejo
Agradecido por tu cobijo en tu bahía
Tus pescadores de ilusiones estarán en alta mar
Tranquilos, seguros de volver
Porque firmaste en papel sellado su destino.
La luna y las estrellas iluminaran la arena y el mar
De tus playas a mi paso nocturno por Tongoy hasta los Vilos
Amaneceré en Reñaca, café cortado despertara a mis ojos
Embelesados de tu belleza marina
Cueca de caracolas cantando en tus ventanas abiertas
Iré a saludar a Pablo en su casa en Isla Negra
Saboreare un caldillo de congrio por su memoria
Visitare a mis cerros amigos, renovados de vivos colores
Con sus venas restauradas, regalo de la Unesco
Y valorado por su gente y  resguardado por sus mujeres,
Correré por una de ellas en silencioso andar
En descenso hasta su corazón, Puerto Principal
Nadare hasta tus islas lejanas y misteriosas
Guardianas de secretos mitológicos
Y descubriré por mis ojos la fidelidad eterna
A sus ancestros Rapa Nui.
Me dejare llevar en liviana ingravidez por tu corriente
De Humboldt para sorber un caliente curanto en tu orilla
Y no veré al nefasto plástico afeando tu dibujado rostro
Puerto Montt.
Y vendrá el Presidente Allende a mi memoria
Podre ver la riqueza de tu mar de kriles
Alimentando los espíritus y  los corazones de mis hermanos
Rodeando a tus incontables islas sin nombre.
Veré de lejos el regalo que le has dado a la humanidad entera
Ejemplo de ecología, Parque Nacional Torres del Paine
Terminare mi ruta soñada en una gran fiesta de frac
Donde unos gigantes marinos, mamíferos majestuosos
Serán mis anfitriones, Antártida
Y me quedare en eterna vigilia, porque me permites habitar otra casa
Sin perder mis derechos de hija mimada
Y cuando regrese, tus brazos me asirán leales y fieles a mi origen
Y a mi historia.

Janina Oyarzun Israel
Hija de Chile

Buscar

Archivo del blog

Divagaciones y Poesia en Destierro

El atardecer tiene fragilidad de espuma entre los dedos

Viene y va el infiel viento, siguiendo la huella de otras primaveras.

¡Como es tu rostro en este crepúsculo dorado?

¿ y tu risa de niña adolescente?

Hace minutos me llamó tu libro desde la mesa, donde todas las noches equilibrio palabras.

Hay palabras y floridos lenguajes entre sus hojas.

Hay lentitud de sueños y pequeñas caravanas de sonrisas, gestos y recuerdos.

Nombres y rostros que con el tiempo perderán persistencia y relieve,

Que dejaran mensaje y poesía como liviana siembra de juventud y belleza.

¿Cómo pondré entre todo ello mi enojosa aspereza?

Donde estará la voz precisa de tu sapiencia y encanto?

¿De donde extraeré el eco necesario para la tarea diaria?

Quisiera detener entre las manos, la arena implacable de las horas y ofrecértela.

¿No sería acaso este mi mejor regalo?

Videos

Loading...