Google+ Badge

miércoles, 22 de julio de 2009

ESTACIÓN DEL TIEMPO

  ESTACIÓN DEL TIEMPO

La calle se dibuja al rededor de la orilla del mar, pasando entre las Palmeras que sujetan sus grandes hojas con entereza milenaria.
En los vidrios altos de las ventanas el sol cambia su azul en rojo y amarillo.
La soledad de la acera era sentenciosa, como esa ansia de evadirse que tenia desde la mañana.
La libertad, es una flor de lujo, que no nos atrevemos a coger...la libertad.
Los pensamientos saltaban a las palmeras movedizas,a la frase que venía en el viento, a la saturación Daliliana del cuadro en la pared.
Le daban deseos de aullar con el grito transparente que asaltaba la noche en luna llena;aullar en deseo trenzado de Libertad y Coraje.
La marca ajada estaba allí, a la vista  otra vez y más tremendamente ilógica que nunca.El amor llamando con todos sus tentáculos  extendidos, el amor con toda su dulzura inolvidable.
¿Que hacer?
La cita era para el cuerpo,el oleaje largamente anunciado que bañaría  con agua de quietud o remolino, sus ansias difícilmente contenidas desde tantos años.
La cita era para el espíritu , la lucha salida a flote desde el rencor y la desconfianza.Olvidar los antiguos llantos , detener el antiguo vasallaje.Ser la plenitud y la voz acariciada por un nuevo tremolar de campanas .
Quien sabe si es mejor; amar el olvido !



Publicar un comentario

Buscar

Archivo del blog

Divagaciones y Poesia en Destierro

El atardecer tiene fragilidad de espuma entre los dedos

Viene y va el infiel viento, siguiendo la huella de otras primaveras.

¡Como es tu rostro en este crepúsculo dorado?

¿ y tu risa de niña adolescente?

Hace minutos me llamó tu libro desde la mesa, donde todas las noches equilibrio palabras.

Hay palabras y floridos lenguajes entre sus hojas.

Hay lentitud de sueños y pequeñas caravanas de sonrisas, gestos y recuerdos.

Nombres y rostros que con el tiempo perderán persistencia y relieve,

Que dejaran mensaje y poesía como liviana siembra de juventud y belleza.

¿Cómo pondré entre todo ello mi enojosa aspereza?

Donde estará la voz precisa de tu sapiencia y encanto?

¿De donde extraeré el eco necesario para la tarea diaria?

Quisiera detener entre las manos, la arena implacable de las horas y ofrecértela.

¿No sería acaso este mi mejor regalo?

Videos

Loading...